Reflexiones del impacto del COVID-19 en nuestro rubro

De repente, llego el COVID-19 y un aislamiento obligatorio en todo el país. Nos vimos forzados a cerrar nuestras empresas de un día para otro, sin posibilidades de planificar que rumbo íbamos a seguir. Tratamos de continuar de manera virtual en la parte administrativa, tarea que no nos es fácil, porque no estábamos preparados para hacerlo, ya que la mayoría de nuestro trabajo requiere una tarea presencial. Pero algunos con más esfuerzos que otros pudimos ir solucionando muchos temas. Era casi fin de mes y los llamados de cobranzas empezaron a ser una ocupación de casi todo el personal.   Algunos pudieron seguir abasteciendo a sus clientes declarados esenciales y muchos simplemente esperar a que retornemos a los trabajos.

Y nos preguntamos qué significa la protección contra incendios en nuestro país, porque no tiene la importancia que merece? Pregunta que tiene que ver mucho con nosotros, como valoramos nuestro trabajo? Que seriedad y tratamiento le damos día a día? Una oportunidad para reflexionar que no se nos presenta bastante seguido.  Me parece que momento de unirse entre todos y respetar la importancia de nuestras obligaciones. La ganancia de cada mes es lo que mantiene vivos en el mercado, pero lograr un gremio unido que cobre y valorice cada trabajo que hacemos es lo que nos va a perpetuar en el tiempo. No podemos regalar nuestro trabajo, no podemos competir entre nosotros  de manera desleal. Creamos que el país entero tenga diferencias en su seguridad contra incendios no solo por falta de normativa, sino sobre todo por pensar en beneficio personal a corto plazo. Cuan fácil sería si estamos de acuerdo, si respetamos nuestra meta final, que es salvar bienes y vidas qué importancia le daría nuestro país a la protección contra incendios si nosotros le damos la seriedad que se merece?

Finalmente nos declararon esenciales, y pudimos volver a trabajar. Desesperados a ponernos a tono con la realidad de los nuevos protocolos y educando a nuestros empleados a respetar las normas de higiene y seguridad para poder cuidarnos entre todos. Con horarios diferentes, realizando nuevos procedimientos y cambiando día a día las pautas de trabajo. Pero la dificultad para solicitar beneficios de orden nacional, las pérdidas económicas, la imposibilidad de realizar algunos servicios o reducir los mismos por falta de personal o por no poder ingresar a los clientes nos plantea nuevamente la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos y tratar de transformarnos. Por eso es tiempo de ver nuevas posibilidades de trabajo, de desafiar nuestro ingenio, de adquirir servicios que no teníamos, venta de insumos para cuidado de la salud, producir elementos nuevos, tratar de resolver  nuevas necesidades de los clientes ante la nueva realidad.

No debemos concentrarnos en lo que perdemos, tenemos que dar batalla, para eso somos empresarios, pero sobre todo debemos conocer nuestras debilidades y transformarlas en fortalezas. Pero siempre es más fácil si como gremio, consolidamos la importancia que la protección contra incendios merece.


  29 de Junio de 2020

 384

Súmese a nuestra comunidad

ASÓCIESE A CEMERA